La primera decisión, un poco contraria a lo que se podría intuir inicialmente, ha sido colocar la construcción al borde como límite exterior de la parcela dejando el espacio exterior dentro de la parcela como un paseo peatonal. Permite disponer de mayor área —es más ancho el retranqueo trasero que la acera— y de lugares acotados y controlables sin necesidad de cierres perimetrales. El edifico aparece así a la calle cerrado, tenso y abstracto, mientras que su contrario, el espacio vacío, aparece como una recorrido peatonal, una calle intermedia a mitad de camino entre lo público y lo privado, un espacio seguro que se usa y se cuida, con distintas posibilidades de control y de configuración. A la vez que la construcción se asoma a la calle protegiéndose frente al tráfico, el espacio al aire libre recupera ámbitos de las personas y de la convivencia: el pasaje, el paseo, el jardín, el patio, la plaza, el ágora, etcétera. Las personas que habitan la ciudad definitivamente debemos ser ambiciosos. Sólo entonces podremos hacer nuestras las palabras de Naguib Mahfuz, “aunque el callejón está totalmente aislado del bullicio exterior, tiene una vida propia…”

competition date: 2018 | address: villaverde, madrid | client – developer: ayuntamiento de madrid | gross area: 2.559 m2 |  architects: bernardo angelini, david casino y luis díaz-mauriño | collaborators: clara buenadicha

awards

concurso tres bibliotecas municipales en madrid.  third prize  

© 2019 zza